Ernesto Sabato: “Las modas son legítimas en las cosas menores, como el vestido. En el pensamiento y en el arte son abominables”

Ernesto Sabato nació el 24 de junio de 1911 en Rojas, provincia de Buenos Aires. Hijo de inmigrantes italianos, estudió Física en la Universidad de la Plata donde se doctoró en 1938. Luego obtuvo una beca para trabajar en el Laboratorio Curie de París colaborando en estudios sobre radiaciones atómicas y al regresar al país dictó clases de Física.

En 1945 publicó su primer ensayo, Uno y el Universo, que alcanzó el Primer Premio de Prosa de la Municipalidad de Buenos Aires. Allí abandonó su vocación científica para dedicarse por completo a la literatura, escribiendo artículos para la revistas Teseo, Sur y el diario La Nación y traduciendo al español obras de autores extranjeros.

Después de experimentar con una serie de ensayos, en 1948 editorial Sur publicó su primera novela, El túnel, luego de ser rechazada por otras editoriales. La obra, de corte psicológico y existencialista, fue llevada a la pantalla grande en tres oportunidades y posicionó al autor como una de las promesas literarias del momento. Trece años más tarde editó su segunda novela, Sobre héroes y tumbas, que le valió el reconocimiento internacional como el novelista argentino más destacado de la época. Y en 1974 lanzó su tercera novela, Abaddón el exterminador, que obtuvo el Premio al Mejor Libro Extranjero en Francia.

Además de sus novelas, Sabato dejó una extensa serie de ensayos, entre los que se destacan: Hombres y engranajes (1951); Heterodoxia (1952); El escritor y sus fantasmas (1963); Cartas a un joven escritor (1975); Diálogos con Jorge Luis Borges (1976), entre tantos otros. Como así también su pensamiento político reflejado en artículos y columnas de la prensa y en los libros El caso Sabato; torturas y libertad de prensa; carta abierta al General Aramburu (1956) y El otro rostro del peronismo: carta abierta a Mario Amadeo, (1956).

“Sabato fue el escritor más leído de su época. Constituyó un fenómeno editorial, pero también se erigió en una figura con gran participación, cuyas ideas influyeron en la esfera social y política del país”, sostienen los periodistas Sandra Di Luca y Pablo Morosi, autores de la biografía Sabato, el escritor metafísico. “El túnel ha sido la puerta de ingreso a la literatura de muchas generaciones y Sobre héroes y tumbas es una de las novelas más importantes del siglo XX en lengua castellana. Sus ensayos sobre el destino de la humanidad y la crisis del endiosamiento de la tecnología tienen aún hoy una enorme vigencia, pese a que fueron escritos de mediados del siglo pasado”.

En 1984 presidió la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (CONADEP), que redactó el informe conocido como Nunca más. Ese mismo año obtuvo el Premio Miguel de Cervantes de Literatura, máximo galardón de las letras españolas, siendo el segundo argentino hasta esa fecha en recibir ese premio luego de Jorge Luis Borges.

En 1998 el escritor publicó sus memorias en Antes del fin, un ensayo en el que relata sus recuerdos de infancia, sus estudios junto al Premio Nobel de Física argentino Bernardo Houssey y el impacto que le provocaron algunos acontecimientos en este país y en el mundo. Debido a su ceguera, en sus últimos años de vida Sabato se dedicó a la pintura. El escritor falleció en su casa de Santos Lugares el 30 de abril de 2011.

We want to say thanks to the author of this short article for this amazing material

Ernesto Sabato: “Las modas son legítimas en las cosas menores, como el vestido. En el pensamiento y en el arte son abominables”