Esta semana cumple años la hoja A4, los 29,7 por 21 cm más famosos

La abolición de
los formatos “pliego”, “folio”, “cuartilla”,
“octavilla” y “holandesa” se debe a un alemán, el ingeniero
y matemático Walter Porstmann, que creó el hoy popular formato DIN A4, ahora
aplicado a cartas, facturas y un sinfín de documentos.

El jueves 18 de
agosto, hace cien años, el Instituto Alemán de Normalización (DIN) publicó en
base a los trabajos de Portsmann su norma 476 para los formatos de papel. Desde
entonces, el A4 y sus hermanos forman parte de la medida de todas las cosas en
oficinas y escuelas.

La medida de 29,7
por 21 centímetros para una hoja A4 puede parecer arbitraria. Pero se basa en
una medida casi perfecta: el metro cuadrado. Los 118,9 por 84,1 centímetros del
formato base A0 forman una superficie de 0,999949 metros cuadrados. Esa mínima
diferencia se debe a que la longitud lateral se redondeó a milímetros enteros.

Para la siguiente
versión más pequeña se dividió a la mitad el borde lateral. Los números
designan cuántas veces se plegó el tamaño base A0. En el caso de A4, por
ejemplo, fueron cuatro veces.

También las
proporciones de ambas longitudes laterales responden a una perfección
geométrica: tienen la misma proporción entre su lado mayor y su lado menor,
como el ángulo con la diagonal de un cuadrado. Es decir, en proporción 1 a la
raíz cuadrada de 2 (o, dicho más burdamente: aproximadanete 7 a 10).

Según escribió
Porstmann (1886-1959), esto resultó ser “bien utilizable en todo tipo de
aplicaciones”. “Es la única forma que en sucesivos pliegues de un formato
presente formatos parciales similares”.

El ingeniero
recurrió a conocimientos muy anteriores a su época. Ya en 1786, el científico y
filósofo alemán Georg Christoph Lichtenberg (1742-1799) escribió sobre esa
proporción entre los lados: “La forma tiene algo agradable y exquisito con
respecto a lo habitual”.

Porstmann fue
inspirado por el filósofo y Premio Nobel de Química Wilhelm Ostwald (1853-1932)
cuando el secretario privado y asistente de este trabajaba a partir de 1912
cerca de Leipzig. En ocasiones se llegó a decir que se apropió sin autorización
de las ideas de su predecesor, lo que en 1914 les llevó a un desacuerdo.

Y es que una de
las bases de la enseñanza de Ostwald incluía no desperdiciar material y
espacio. Entre otras cosas, desarrolló un “formato mundial para
impresiones”, que en la práctica, sin embargo, no encontró eco.

Detrás de la idea
de Ostwald hay un principio económico: a través de medidas estandarizadas para
el papel en las bibliotecas, por ejemplo, se puede ahorrar espacio si los
libros ya no son de diferente tamaño.

Y tiene otra
ventaja: “La fabricación de libros es mucho más cara porque las máquinas
de papel y las impresoras deben poder funcionar en todos los formatos de lo que
sería con un formato unificado”, escribió Ostwald en 1911.

Con su libro
sobre las normas publicado en 1917 Portsmann llamó la atención de los
encargados de las normas en la industria alemana (el actual Instituto Alemán de
Normalización, DIN). Tras su disertación sobre la unificación de los sistemas
de medidas trabajó a partir de 1920 en un puesto directivo del instituto.

Tras publicarse
la norma 476, esta conquistó el mundo. La primera en aplicarla a nivel
institucional fue la dirección de los ferrocarriles del Reich. Pronto en
Alemania el papel destinado a negocio o administración fue casi exclusivamente
fabricado con la norma DIN.

También se
estandarizaron las normas de formatos de diarios o libros, de sobres, cuadernos
o archivadores. Además, los muebles de oficina se adaptaron a la nueva medida.

Hoy día, los
formatos DIN están adaptados para casi todo el mundo a través de la norma
internacional ISO 216. Estados Unidos y Canadá mantienen normas independientes.
En Estados Unidos, por ejemplo, se usa el formato “letter” con las
medidas 8,5 por 11 pulgadas (21,59 por 27,94 centímetros), un poco más corto y
más ancho que el A4.

Sebastian Fischer –
dpa

We want to thank the writer of this write-up for this awesome web content

Esta semana cumple años la hoja A4, los 29,7 por 21 cm más famosos