Mukwege: “El Papa, en el Congo, recordará al mundo nuestra guerra olvidada”

El ginecólogo y activista de derechos humanos congoleño Denis Mukwege, Premio Nobel de la Paz 2018, se reunirá con el Papa el 9 de diciembre, 50 días antes de su viaje a la RDC.

A Vatican News denuncia el apoyo de Ruanda al grupo armado M23, que lleva a cabo atrocidades en Kivu Norte, y pide a la comunidad internacional que intervenga. “Estamos pagando”, dice, “una crisis que no nació en el Congo”

Se anima cuando le preguntamos por la visita del Papa, prevista del 31 de enero al 2 de febrero de 2023: “Creemos que nos permitirá pasar página: arrojará luz sobre lo que está ocurriendo en el Congo, y esperamos que las autoridades internacionales hagan por fin algo para detener estas atrocidades”

“No es un problema de conflicto entre grupos étnicos, es mucho más una guerra económica, en la que los que están creando esta guerra están utilizando la estrategia del caos, están creando el caos en la región para permitir el saqueo de los recursos naturales del Congo”

(Vatican News).- Cuando nos reunimos con él, en su rápida parada en Roma antes de llegar a Nápoles, donde recibe la Medaglia della Città de manos del alcalde y la donación de un TAC para su hospital en Bukavu, Denis Mukwege nos muestra el horror que vive cada día su Congo, y que también le ha llegado a Italia.

Unos amigos, cuyas vidas siguen en peligro en Kishishe, pueblo cercano a Rutshuru, a 70 kilómetros de Goma, en Kivu Norte, acaban de enviarle fotos de una nueva masacre perpetrada por la guerrilla del M23, que, según el gobierno de la República Democrática del Congo, cuenta con el apoyo de Ruanda. Cadáveres de mujeres y niños, envueltos en mantas de colores, con terribles heridas en el cuello y la cara producidas por golpes de machete. Las mismas imágenes de la masacre de Maboya, no lejos de Kishishe, y denunciada por el apa Francisco en su audiencia general del 26 de octubre.

Una vida dedicada a tratar a mujeres violadas

Mukwege, ginecólogo y activista por los derechos humanos de 67 años que ganó el Premio Nobel de la Paz 2018, junto a Nadia Murad, creó el Hospital Panzi en su ciudad natal, Bukavu, en 1998, al comienzo del conflicto en Congo, para tratar y ayudar a las víctimas de “violación como arma de guerra”, a pesar de las amenazas de los grupos armados del país. Nos dice, con los ojos vidriosos: “El mundo no puede seguir callado”. Sin embargo, se anima cuando le preguntamos por la visita del Papa, prevista del 31 de enero al 2 de febrero de 2023: “Creemos que nos permitirá pasar página: arrojará luz sobre lo que está ocurriendo en el Congo, y esperamos que las autoridades internacionales hagan por fin algo para detener estas atrocidades”.



Logo y lema del viaje del Papa a Congo



Una crisis olvidada, la de la región de los Grandes Lagos, hija del genocidio de 1994 en Ruanda, donde las mujeres son violadas a diario por la guerrilla. Un acto terrible, utilizado como arma de terror para romper los lazos comunitarios, pero también como instrumento de exterminio, cuando además pretende hacer estériles a las víctimas.

Mukewge y su equipo han operado a casi 80.000 mujeres víctimas de violación en los últimos años, trabajando hasta 18 horas diarias y realizando hasta 10 operaciones al día

Mukwege -hoy el mayor experto mundial en reconstrucción interna del aparato genital femenino tras una violación- y su equipo han operado a casi 80.000 mujeres en los últimos años, trabajando hasta 18 horas diarias y realizando hasta 10 operaciones al día. La valentía de este extraordinario cirujano permite a las víctimas empezar una nueva vida. Junto al hospital de Panzi se ha construido a lo largo de los años una instalación segura donde los pacientes -y sus hijos- encuentran refugio. Las mujeres aprenden a coser, tejer y otros oficios, para ser autosuficientes y empezar a vivir de nuevo.



Pacientes en el Hospital Panzi


Por su trabajo, y por su denuncia en 2012, ante la Asamblea General de la ONU, de la impunidad de los autores de violaciones masivas como arma de guerra en Congo, un grupo de hombres armados tomó como rehenes a sus hijas y se arriesgó a ser fusilado para intentar liberarlas. Huye a Europa, pero unos meses después, en enero de 2013, regresa al Congo, a pesar de las constantes amenazas. Sus pacientes recaudan el dinero para pagar simbólicamente su billete de vuelta vendiendo piñas y cebollas. Hoy, las instalaciones de la Fundación Panzi están protegidas por los cascos azules de la Monusco, la misión de la ONU en la RDC. Esto es lo que nos dijo Denis Mukwege.

P- Usted ha hablado a menudo del drama del silencio sobre el Congo, sobre su tierra, sobre lo que está ocurriendo allí. ¿Cree que la visita del Papa, confirmada para finales de enero, también pondrá fin a este silencio en el mundo y hará que se preste más atención a lo que ocurre en el Congo? ¿Y luego a una posible reconciliación en el país?

R.- En primer lugar, los congoleños esperamos esta visita con gran impaciencia, porque pensamos que su llegada al Congo nos permitirá pasar página. La visita del Papa, del Santo Padre, no sólo arrojará luz sobre lo que ocurre en el Congo, sino que también esperamos que la prensa internacional hable de ello y que las autoridades internacionales tomen por fin las medidas necesarias para poner fin a estas atrocidades, que son una vergüenza para nuestra humanidad. Hoy, cuando he visto las imágenes que me han enviado desde la aldea de Kishishe, en Kivu Norte, he sentido una punzada muy fuerte en el corazón, ante la idea de que alguien pueda matar de esta manera a niños y mujeres indefensos. Y el mundo no puede seguir permaneciendo en silencio.

P.- En el Congo, la mayoría de los habitantes son cristianos, pero el drama de la violencia y la no reconciliación tras años de conflicto se debe principalmente a los de fuera. ¿Así que no es sólo un problema de los congoleños?

R.- Este es el principal problema del Congo. Trabajo en un hospital donde recibo a todas las tribus que llegan al hospital. Y veo que la gente come junta, comparte cama, comparte todo, así que no es un problema de conflicto entre grupos étnicos, es mucho más una guerra económica, en la que los que están creando esta guerra están utilizando la estrategia del caos, están creando el caos en la región para permitir el saqueo de los recursos naturales del Congo.

Así que creo que, efectivamente, la Iglesia tiene que desempeñar su papel, pero no se trata tanto de un problema de reconciliación entre los congoleños, como de un problema que comenzó tras el genocidio de Ruanda, en 1996, y que ha continuado desde aquella tragedia. Aún hoy, más de 25 años después, los congoleños siguen pagando por una crisis regional que no se originó en el Congo, pero que hoy hace mucho más daño en el Congo que en el país donde tuvo lugar el genocidio. Y creo que deberíamos hacer una distinción, no deberíamos confundir las cosas, teniendo en cuenta que no se trata de una guerra entre protestantes y católicos, entre católicos y musulmanes u otros. No, no es una guerra entre grupos étnicos. Son los políticos los que quieren convertir esta guerra en una guerra étnica, pero no es una guerra étnica, es una guerra económica con la estrategia del caos para saquear los recursos naturales del Congo.



Al menos dos heridos tras la explosión de una bomba en una iglesia de Congo


P.- Precisamente porque no se trata de una guerra religiosa, sino económica y política, ¿qué pide usted, como premio Nobel y voz de su país, a la comunidad internacional, a las Naciones Unidas y también al Fondo Monetario Internacional?

R.- Nuestra petición a la comunidad internacional es muy clara: hay que respetar el derecho internacional humanitario. El Congo está siendo atacado, el Congo ha sido invadido, y hoy está ocupado por fuerzas extranjeras ruandesas asociadas a los terroristas del M23. Lo que pedimos a la comunidad internacional es que aplique el derecho internacional humanitario, que exige a todos los Estados miembros de la ONU que respeten la soberanía y la integridad territorial de otros Estados, eso es lo primero.

Lo segundo, es que hay resoluciones que prohíben a los Estados o instituciones suministrar armas a los rebeldes de la región de los Grandes Lagos. Hoy en día, hay muy buenas pruebas de que se entregaron armas al M23, un movimiento que había sido derrotado, y si hoy en día dispone de armas más sofisticadas que la Monusco, la Misión de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo, ¡eso significa que esas armas vinieron de alguna parte!

Pedimos sanciones, porque la ONU puede rastrear el origen de estas armas y saber quién es el proveedor. Y los proveedores deben ser sancionados. Hoy vemos incluso que los países que están en el origen de estas agresiones son apoyados, reciben dinero de la Unión Europea. Es escandaloso ver que los países que nos atacan cuentan con el apoyo de la Unión Europea. Exigimos que se ponga fin a esta complicidad.

El sufrimiento ha durado demasiado. La crisis humanitaria en la República Democrática del Congo no tiene precedentes: seis millones de personas se encuentran desplazadas, sin hogar y sin alimentos

El sufrimiento ha durado demasiado. La crisis humanitaria en la República Democrática del Congo no tiene precedentes: seis millones de personas se encuentran desplazadas, sin hogar y sin alimentos. Al fin y al cabo, se trata de seres humanos. Los responsables de estos actos reciben además ayudas. Creo que esto perjudica a todos estos congoleños que ahora están en el barro, bajo la lluvia, sin comida.



El Papa condena el "odioso ataque" a un campo de desplazados en Congo


Muchos niños morirán y pedimos sanciones contra estos países en lugar de seguir ayudándoles económicamente. Hoy, con respecto a lo que está ocurriendo en el Congo, tenemos la impresión de que la comunidad internacional está dejando hacer. Está dejando hacer a Ruanda, pero desgraciadamente es la historia que se repite. La comunidad internacional está cometiendo el mismo error que cometió en Ruanda, al permitir el genocidio de los tutsis.

Hoy, las guerrillas apoyadas por Ruanda están masacrando a los congoleños: son crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra que también pueden ser crímenes de genocidio. Y la comunidad internacional ha cerrado los ojos como los cerró en 1994. ¿De qué servirán estas víctimas si dentro de 10 años la comunidad internacional despierta y se da cuenta de sus errores? Queremos que actúe ya.

P.- Pasamos ahora a la gran labor que realizan con su hospital en Bukavu, el Hospital Panzi. ¿Cuál es la situación actual? ¿Qué necesita para seguir trabajando?

R.- En el Hospital Panzi tenemos varias categorías de pacientes que reciben tratamiento gratuito. En primer lugar, hay mujeres víctimas de violencia sexual, a las que no sólo tratamos y transportamos, sino que también alimentamos y proporcionamos kits de higiene. Todos los pacientes de VIH/sida son atendidos gratuitamente. Todos los niños desnutridos reciben atención gratuita. Atendemos gratuitamente a todas las mujeres con secuelas obstétricas que provocan fístulas, es decir, comunicación entre la vejiga y la vagina, o el recto y la vagina, y que pierden heces u orina de forma incontrolada.

Y hoy, los medios con los que nos ocupamos de ellos, son los que proceden de los distintos donantes, incluidas las iglesias. Necesitamos poder seguir ayudando a estas personas que han sido abandonadas, rechazadas y que no pueden acceder al tratamiento. Y su apoyo puede ser, por supuesto, muy bienvenido.

P.- ¿Tienen previsto abrir también otros hospitales? Si dispusiera de más fondos, ¿cree que su fundación podría participar en otras aperturas en otras regiones del Congo?

R.- Absolutamente, sí. A nuestro hospital vienen mujeres de muy, muy lejos. Hoy empezamos en Kinshasa, vamos donde ya tenemos actividades. Pero compramos un terreno en Kisangani, donde creemos que se puede tratar a las mujeres que vienen de toda la región. También hemos empezado a trabajar en Sankuru, en Loja, donde creemos que podemos construir una clínica, que llamaremos ‘One stop centre’.

Nuestro objetivo es acercar el tratamiento a los pacientes. El gran problema es que los pacientes tienen que venir de muy lejos: tenemos pacientes que vienen de las regiones del norte, de Gemena, de Cabinda, de Jumbi, muy al norte, es muy, muy difícil traerlos a Panzi. Necesitas un avión a Kinshasa, luego a Goma y a Bukavu. Es demasiado caro para nosotros. Por eso hoy pensamos que es necesario trasladar el hospital de Panzi, para tener centros que puedan hacer el mismo trabajo que nosotros, pero fuera de Panzi.

P.- ¿Cuál es su sueño para el futuro del Congo, para el futuro de las mujeres del Congo?

R.- Creo que sueño con las mujeres congoleñas que, cuando les preguntas cuál es su sueño, responden: tener paz. Tener paz en la República Democrática del Congo es un bien escaso, que no tenemos desde hace 25 años. Pero esto es lo que necesitamos para poder reconstruir nuestro país, para dar un futuro a nuestros hijos, para educar a nuestros hijos en condiciones aceptables. Hoy tenemos malnutrición simplemente porque la gente no puede cultivar, no puede trabajar normalmente. Y por eso nuestro sueño es la paz.

Te regalamos ‘Pasado, presente y futuro del Opus Dei’

We want to say thanks to the author of this short article for this remarkable content

Mukwege: “El Papa, en el Congo, recordará al mundo nuestra guerra olvidada”